wenski

Izquierda: Sacerdotes y Hermanas: las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, el Arzobispo Thomas Wenski y los sacerdotes de la Arquidiócesis ante el altar de la Catedral St. Mary, después de celebrar una Misa el 14 de agosto de 2021 en honor a los 50 años de la llegada de las Hermanas a Miami.

Derecha: Una foto de archivo del 8 de octubre de 1971 de “The Voice”, el antiguo periódico de la Arquidiócesis de Miami, muestra a la Hna. Hilda Alonso, una Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl, supervisando a los niños que juegan en la guardería del Centro Hispano Católico.

MIAMI | En junio de 1961, cinco Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl llegaron a Miami desde Cuba. Una fotografía de las religiosas captada por The Voice, el periódico diocesano de la época, las mostraba con sus hábitos azules y sus emblemáticas y almidonadas tocas blancas aladas, maletas y bolsas en la mano, caminando entre la multitud del aeropuerto.

El régimen del dictador comunista Fidel Castro acababa de emprender una campaña antirreligiosa en la que cerró escuelas católicas y obligó a sacerdotes y religiosos a marcharse, entre ellos el Obispo Auxiliar de La Habana.

Las Hijas de la Caridad hicieron una breve parada en Miami, de camino a una nueva misión en Puerto Rico.

Pero a medida que más cubanos huían al Sur de La Florida, el primer Arzobispo de Miami, Coleman Carroll, vio con claridad que la diócesis necesitaba ayuda para atender al creciente número de inmigrantes de habla hispana, fueran o no católicos. Se puso en contacto con las Hijas de la Caridad, que habían huido de Cuba diez años antes, y pidió a su madre superiora, Sor Cristina Chiron, que estableciera una misión en el Sur de La Florida. 

El 14 de agosto de 1971 llegaron cinco religiosas, esta vez para quedarse. Al día siguiente, en la Fiesta de la Asunción de la Virgen María, se les dio la bienvenida oficial a la Arquidiócesis en la capilla de las Hermanas de la Asunción, hoy conocida como Iglesia Melquita de St. Jude, en Brickell Avenue. La Misa fue celebrada por Mons. Bryan O. Walsh, el sacerdote que impulsó el éxodo de los niños de Pedro Pan desde Cuba, y el P. Agustín Román, también exiliado cubano y futuro Obispo Auxiliar de Miami. 

Cincuenta años después, el 14 de agosto de 2021, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl se reunieron en la Catedral de St. Mary para celebrar cinco décadas de servicio en la Arquidiócesis de Miami. Las religiosas visitantes de Cuba y Puerto Rico, así como familiares, amigos y auxiliares participaron en la Misa, celebrada por el Arzobispo Thomas Wenski y varios sacerdotes.

Las últimas cinco décadas no han sido fáciles para las Hijas de la Caridad. Pero como dijo la Hna. Eva Pérez Puelles al Florida Catholic, “hemos podido desarrollar nuestra misión con la ayuda de Dios, confiando en su Divina Providencia, siempre atenta de las necesidades de sus hijos, dando gloria y agradecimiento”.

El Arzobispo Wenski destacó cómo la misión de las religiosas se convirtió en la de acompañar a sus hermanos cubanos exiliados. “Aquellas primeras Hermanas, guiadas al inicio por nuestra querida y fiel Sor Hilda Alonso, conocían de primera mano el dolor de su pueblo”, expresó.

Sor Hilda, quien tiene 100 años de edad, y las demás religiosas, trabajaron con los refugiados cubanos en el Centro Hispano Católico y en la parroquia de Gesu, en el centro de Miami, donde enseñaban catequesis, cuidaban a los niños, ayudaban en el dispensario médico y visitaban a las familias de los barrios cercanos. En 1972, Sor Hilda fue nombrada Provincial del Caribe para las Hijas de la Caridad y regresó a Puerto Rico. En 1981 se estableció de nuevo en Miami.

Mientras tanto, la obra de las religiosas en el Sur de La Florida continuó, extendiéndose a la parroquia de St. John Bosco en la zona conocida como La Pequeña Habana. En 1972, el futuro Obispo Román las invitó a trabajar en el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, también conocido como “La Ermita”. Se convirtieron en guardianas de la imagen de la Patrona de Cuba —una réplica de la original que se conserva en Cuba— y del santuario, donde todavía hoy reciben a los visitantes, ofrecen educación religiosa y fomentan la oración y una devoción más profunda a María.

“Allí, a los pies de la Virgen, muchos han podido encontrar acogida, ayuda asistencial y espiritual, y formación en la fe”, anotó el Arzobispo Wenski. 

Las religiosas también trabajan en su convento de Miami, donde recogen alimentos y otros artículos donados para distribuirlos a nivel local entre los necesitados, además de empacarlos y enviarlos a Cuba y Haití.

La Hermana Eva señaló que, además de la oración y el apoyo de la comunidad, la congregación necesita vocaciones para que las futuras Hijas de la Caridad “puedan continuar en el camino ya empezado y ya recorrido”.

La Hna. Ediltrudis Acevedo, Provincial caribeña de las Hijas de la Caridad, dijo que ora por las hermanas, presentes y futuras, “y que podamos ser inventivas y creativas en este momento de la historia que nos toca vivir, para seguir colaborando en la obra que Dios nos ha encomendado, y atención del Reino en el servicio a los más pobres”.

En cuanto a la creatividad digital, las religiosas evangelizan en las redes sociales —Facebook, Instagram y YouTube—, al dar a conocer sus obras y su ministerio.

“El Señor va presentando en cada momento, en cada época, las necesidades”, manifestó Sor Eva. El carisma de las Hijas de la Caridad es “estar al día de las necesidades del mundo”.

En 2020, las religiosas lanzaron un nuevo proyecto de servicio, la Casa María del Caminante, para acompañar a cualquier persona en su camino espiritual. También establecieron una rama local de las Damas de la Caridad, una comunidad laica fundada originalmente por San Vicente de Paúl en 1617.

Ya sea para ayudar a los pobres, a los ancianos, a los niños, a los jóvenes, a los enfermos o a los inmigrantes de Miami, Cuba, Haití o de los otros 91 países en los que prestan sus servicios, la Hna. Eva aseguró: “Estamos disponibles”.

MÁS INFORMACIÓN

Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl se pueden encontrar en Facebook, en Hijas de la Caridad - Miami, FL (https://bit.ly/fb-hdlc-miami).

La Casa María del Caminante está localizada en 6321 Tamiami Canal Road, Miami, FL 33126 (www.casamariadelcaminante.org).

Llamar al 305-266-6485 para más información.

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.